A la deriva

Tomé esta serie de fotos de barcos abandonados en distintos puntos del país movido por la nostalgia que me provoca ver a esos gigantes apenas a flote, a la deriva. En definitiva estar a la deriva todavía es estar pudiendo, hace tiempo, haberse ido.